jueves, 10 de junio de 2010

Der Teufel hat das Spiel erdacht / El Diablo creó el juego

Quadrivium es un grupo musical especializado en música medieval tardía, concretamente en el repertorio franco-flamenco de los siglos XIV-XV.


El tocador de laúd, de Caravaggio 

Este complejo repertorio cobra vida a través de instrumentos medievales especializados, pues Quadrivium utiliza réplicas de instrumentos que se sabe con certeza que estaban en uso durante el período bajomedieval: las pequeñas flautas dulces o flautas de pico con agujeros cilíndricos; láudes pequeños que se tocaban con púas o con los dedos; arpas góticas; organetto (órgano pequeño), fídula o viela y salterio

 En esta imagen: fídula (de los dos hombres, el de la izquierda).

 En esta imagen: salterio.


Todos los instrumentos de cuerda están equipados con cuerdas de tripa, excepto para el salterio que tiene cuerdas de bronce. La afinación utilizada en el conjunto es una afinación pitagórica modificada, como se describe en múltiples fuentes en el siglo XV.
En la época medieval, el Quadrivium representaba las cuatro artes "mayores": Aritmética, Geometría, Astronomía y Música. El grupo musical lo componen: la voz, (Ellen Delahanty), la flauta dulce, (Geert Van Gele), el arpa, (Bill Taylor), y el laúd, (Willem Mook).

Facsímil a todo color de las famosas cartas ilustradas con cuatro composiciones de voz: discantus, altus, tenor, bassus, anotadas en el dorso.


¿Qué tiene que ver todo esto con el juego? Uno de los programas de este grupo se llama "Der Teufel hat das Spiel erdacht" (The devil created the game / El Diablo creó el juego) y se inspiró en tres conjuntos de naipes musicales. Tanto la baraja de cartas llamada "Flötner" como la "Rumpoldt" contienen piezas de polifonía renacentista impresas en el dorso. El tercer conjunto de cartas llega de un juego de cartas japonés basado en poemas llamados "waka"; en este juego, cada carta está bellamente ilustrada y muestra la mitad de un poema de un conjunto de cien. Los jugadores deben tratar de ser el primero en poner juntas las dos mitades. Cinco de estos poemas han sido adaptados para la música por el compositor flamenco Janpieter Biesemans.



*Enlaces relacionados: