miércoles, 14 de enero de 2009

Récord Guinness: 50 horas jugando a Colonos de Catán.

Portada de Colonos de Catán: Ciudades y Caballeros. Imagen: BGG.

Ediger David, David Northey, Sam Dyck, Mark Hing, Martin Phillips-Hing y George Sawatsky intentaran establecer un récord Guiness reuniéndose alrededor de una mesa en la
biblioteca de la Iglesia Menonita de Langley para jugar durante 50 horas seguidas al Colonos de Catán: Ciudades y Caballeros. Con esta iniciativa no sólo pretenden lograr el récord mundial sino que también pretender poder recaudar fondos para la Canadian Cancer Society (CCS), que es una comunidad nacional de voluntarios, cuya misión es la erradicación del cáncer y la mejora de la calidad de vida de las personas que viven con cáncer.

El intento empezará el viernes que viene, día 16, a las 9 de la mañana y continuará hasta el domingo 18 a las 11 de la mañana pero para ir calentando motores, el pasado sábado 10 de enero los seis se reunieron en la mesa en la cual jugarán para hacer una prueba. Esta prueba es importante porque los jugadores no pueden incumplir ninguna de las normas que se imponen para la validez del récord (como pérdidas de tiempo injustificadas, por ejemplo).

Los jugadores en la prueba del pasado sábado día 10.

"El motivo de la realización de la prueba, es que queremos ser lo más estricto posible de conformidad con las normas", dijo Phillips-Hing. "Uno puede, por ejemplo, sentarse allí y tener una conversación acerca de los Canucks, siempre y cuando no esté realmente jugando en ese momento. En cuanto haya algo que el jugador tenga que hacer, tiene que volver a centrarse de nuevo en el juego. Siempre tienes que estar atento a lo que está sucediendo."

Los jugadores están de acuerdo en que el momento más difícil será entre las 3 y las 6 de la mañana de las dos mañanas, cuando sus relojes internos empiecen a decaer.

Ellos mismos escogieron el Colonos de Catán para batir este récord mundial, ¿por qué?
"Es inmensamente popular en América del Norte y en todo el mundo", dijo Phillips-Hing. "Lo bueno de este juego es que todo el mundo permanece en la partida hasta que una de las personas gana. Con el Risk, por ejemplo, es posible que algún o algunos de los jugadores tengan que quedarse fuera de la partida hasta que haya un ganador final. Con el Catán, todo el mundo juega hasta el final. Cuando alguien llega a 13 puntos, ya está claro el ganador, pero todo el mundo ha permanecido en el juego hasta ese momento."

Por supuesto, a lo largo de 50 horas se sucederán las partidas. Una vez que uno de los jugadores gane, se volverá a empezar. La posibilidad de combinar las piezas que forman el tablero hará que cada partida sea diferente.

Los jugadores no sólo tendrán que ser fuertes de mente, a fin de concentrarse durante más de dos días seguidos, sino que, del mismo modo, tendrán que controlar sus vejigas y sus sistemas digestivos. El Guinness permite cinco minutos de descanso cada 60 minutos para estas cuestiones, y este tiempo puede acumularse. Durante las 50 horas de juego tendrán aproximadamente unas cuatro horas para poder desconectar. Una máquina de café en la habitación proporcionará la tan necesaria cafeína.

Fue hace más de un año cuando a Phillips-Hing se le ocurrió la idea de establecer este nuevo récord mirando los récords Guiness 2008 con su hijo de nueve años. Phillips-Hing visitó el sitio web de Guinness World Records y esperó hasta que llegó el momento en que se debía presentar la solicitud oficial para hacer un intento de récord mundial. En enero de 2008, presentó la solicitud. Guinnes le contestó en ocho meses.

"Miré en mi correo electrónico y resultó que tenía un mail donde yo tenía que firmar algo y devolverlo por fax a Inglaterra", dijo Phillips-Hing. “Lo hice y al cabo de tres o cuatro semanas me contestaron diciendo que aprobaban la idea".

Para este intento, los jugadores tendrán un número relativamente grande de voluntarios. Como requisitos de Guinness por lo menos dos testigos, un administrador/gerente y el personal médico (por ejemplo, un médico, enfermera o paramédico) de guardia en turnos de cuatro horas. Esto requerirá más de 200 horas de tiempo voluntario.

También serán necesarios "corredores" con el fin de obtener alimentos."No podemos dejar la habitación, pero en realidad hay otras personas que pueden salir y conseguir cosas para nosotros", dijo Hing.
Muchos de los voluntarios son de la Iglesia Menonita de Langley, sin embargo, también hay personal médico de asistencia proveniente de un programa comunitario de salud, así como algunos paramédicos.

Los jugadores han creado un sitio web para cualquiera que desee donar a la CCS, en nombre de su intento de récord mundial.

Ya existe un récord previo conseguido en el 2006 por cuatro alemanes que escogieron el Carcassonne y estuvieron jugando durante 42 horas y 48 minutos.

*Enlaces relacionados:

-He extraído la información para esta entrada del artículo que LangleyAdvanced ha dedicado a este evento (en inglés).
-La página web de estos seis chicos con motivo del récord Guinness (en inglés).
-La página web sobre el récord mundial del 2006 de Carcassonne (en alemán).

Editado: 23-01-09: Récord conseguido (información en inglés)