jueves, 22 de mayo de 2008

Reseña de KARO

Nombre: Karo
Autor: Steffen Mühlhäuser
Editorial: Steffen-Spiele

Año: 2005

Jugadores: 2

Duración: 20 minutos aprox.

Componentes: 24 losetas de color negro, 8 piezas de madera roja y 8 piezas de madera blanca. Todas las piezas de madera tienen una base estrecha lisa y una base ancha marcada con un círculo. Como puede verse es un juego que cumple una de las premisas generales de los juegos abstractos: pocos componentes. En cuanto a su calidad creo que se podría calificar de muy buena: tanto las losetas como las piezas son de una madera con un muy buen acabado.

¿A qué jugamos? Varios juegos en uno: Karo no es sólo un juego sino muchos juegos, tantos como jugadores con capacidad de “crear” haya. Aunque esto no es del todo correcto, lo más correcto sería decir que Karo es un sistema de juego –como lo es Icehouse, por ejemplo- a través del cual se puede jugar a varios juegos. Aquí me limitaré a hablar de los tres juegos básicos – Four Circles, Movers and Hoppers y Not this way -, lo suficiente para llegar a ver las posibilidades de este sistema de juego que presento.

A grandes rasgos, podemos decir que, en Four circles, cada jugador debe intentar ser el primero en formar cuatro en raya con sus piezas de madera; en Movers and Hoppers cada jugador debe conseguir mover sus piezas al lado opuesto del “tablero”; y, finalmente, en Not this way cada jugador debe ser el primero en colocar sus piezas boca arriba y sacarlas del “tablero”.

Empecemos a explicar en qué consiste exactamente cada uno de los juegos:

FOUR CIRCLES (o cómo hacer cuatro en raya antes que desaparezca el tablero)

¿Qué se necesita? Para este juego se necesitan 20 de las losetas, 6 piezas de color rojo y 6 piezas de color blanco.

¿Cómo se prepara? Se colocan las losetas formando un tablero de 5 x 4 y cada jugador coge las 6 piezas de un color.

¿Cómo se juega? El juego se divide en dos partes claras:

1) Colocar las piezas. Por turnos, con la cara de la pieza que está marcada con un círculo boca abajo y de forma libre, se colocan las piezas por todo el tablero. Cuando ambos jugadores han colocado sus piezas se pasa a la segunda parte:

2) Mover las piezas. Este movimiento puede ser de dos maneras: a) Las piezas se pueden mover de forma horizontal, vertical u horizontal hacia una loseta que esté libre. En el caso de que se produzca este movimiento hay que tener en cuenta que la pieza movida permanecerá con la base marcada por un círculo boca abajo; b) Una pieza puede saltar por encima de otra pieza adyacente hacia una loseta que se encuentre libre y adyacente a la pieza que se ha saltado. En este caso, la pieza que salta cambia su base y la parte marcada queda en la parte de arriba.

Pero no sólo podemos mover nuestras piezas sino también podemos, durante el transcurso del juego, mover las losetas de sitio. ¿Cuándo? Sólo podemos efectuar el movimiento bajo unas condiciones: 1º) la loseta que se pretende mover ha de estar vacía; 2º) la loseta tiene que dejar, por lo menos, dos bordes libres; 3º) el movimiento de la loseta no puede separar otras losetas del tablero, es decir, no puede quedar una loseta unida sólo por una esquina.

De este modo, podremos colocar la loseta que hemos movido en una nueva posición siguiendo las siguientes condiciones: 1º) la loseta que movemos debe tocar, por lo menos, una cara de otra loseta donde haya una pieza colocada; 2º) una pieza del jugador que mueve la loseta ha de poder moverse inmediatamente encima de ella.

¿Cuándo acaba el juego? Cuando uno de los dos jugadores ha conseguido hacer cuatro en línea con sus piezas (en cualquier dirección) pero teniendo en cuenta que estas piezas deben estar colocadas con la parte del círculo marcado hacia arriba (de ahí la importancia en los movimientos -desplazamiento o salto- pues con ellos se cambian la base de las piezas).

Las blancas ganan en el próximo movimiento. Las losetas que podemos mover son las que están numeradas del 1 al 5. La loseta 6 no podemos moverla pues, al quitarla, quedaría una loseta unida sólo por una esquina. Podemos escoger, por ejemplo, la loseta 1 y colocarla donde marca la flecha; a continuación, tal y como estamos obligados, movemos una de nuestras piezas sobre la loseta que acabamos de colocar. Claramente moveremos la pieza de abajo a la derecha. Al mover la pieza, le daremos la vuelta quedando boca arriba la parte marcada de la pieza. El resultado son cuatro piezas blancas con la cara marcada boca arriba formando una raya.

MOVERS AND HOPPERS (o cómo ser el primero en llegar)

¿Qué se necesita? Para este juego se necesitan las 24 losetas, 6 piezas de color rojo y 6 piezas de color blanco.

¿Cómo se prepara? En este caso las losetas se colocan en forma de rectángulo de 3 x 8. Cada jugador debe coger las 6 piezas de su color y las debe colocar en las dos primeras líneas de su lado del tablero. Las piezas deben colocarse siguiendo el siguiente parámetro: tres deben colocarse con la base marcada hacia abajo (Mover) y las otras tres con la base marcada hacia arriba (Hopper).

¿Cómo se juega? Movers y Hoppers no se mueven del mismo modo. Mientras que los Movers sólo pueden desplazarse en cualquier dirección hacia una loseta adyacente, los Hoppers sólo pueden saltar por encima de una (o más) pieza(s) hacia una loseta libre que esté junto a la(s) pieza(s) saltada(s).

Pero, atención, ser Mover o Hopper es algo transitorio, pues las piezas pueden cambiar sus papeles, ¿cómo? De la siguiente manera: 1) Cada vez que un Mover se mueva a una loseta libre adyacente se transformará en Hopper; 2) Cada vez que un Hopper salte por encima de una o más piezas se transformará en Mover; 3) Un Hopper puede transformarse en Mover saltando encima de la propia loseta en la que está. Es decir, no se mueve del sitio y pierde un turno, pero gana la posibilidad de cambiar su papel.

En esta imagen se marcan, en verde, los posibles movimientos de la pieza roja (que es un Hopper) y en azul los posibles movimientos de la pieza blanca (que es un Mover).

¿Cuándo acaba el juego? Cuando uno de los dos jugadores llega primero que con todas sus piezas a las dos líneas de partida del contrario.

NOT THIS WAY (o cómo conseguir salirte del camino)

¿Qué se necesita? Las 24 losetas, 8 piezas rojas y 8 piezas blancas.

¿Cómo se prepara? Es más práctico ver el tablero que tratar de explicarlo, así que os remito a la imagen que aparece más abajo.

¿Cómo se juega? Se puede decir que hay tres fases en el juego:

1) Colocar las piezas: cada jugador coloca en las losetas las piezas del otro con la cara marcada boca abajo.

2) Dar la vuelta a las piezas: una pieza se puede mover en cualquier dirección (horizontal vertical o diagonal) a una loseta adyacente o saltar por encima de una pieza adyacente y caer en la loseta libre que la pieza saltada tiene a su lado en la misma dirección del salto. En este último caso, con cada salto horizontal o vertical (y en ningún caso con los saltos diagonales) la pieza que ha saltado da la vuelta y cambia la base.

3) Retirar las piezas del juego: sólo las piezas que tienen la cara marcada boca arriba pueden retirarse del juego. Según esto, siempre que un jugador salte por encima de una o más de sus piezas (pero nunca en sentido diagonal) y éstas tengan la base marcada boca arriba, se retiran del juego (por tanto se puede retirar más de una con un solo salto).

En esta imagen se marcan tres posibles movimientos que puede dar la pieza roja. Puede saltar hacia 1 pero no puede retirar ninguna pieza del tablero puesto que el salto es en diagonal; puede saltar a 3, una loseta adyacente, pero como el salto es en diagonal se coloca allí sin cambiar su base; y, finalmente, puede saltar hacia 2 por encima de otras piezas aunque no puede retirar ninguna de sus piezas del juego porque todas se encuentran con la cara marcada boca abajo.

¿Cuándo acaba el juego? Cuando uno de los dos jugadores ha conseguido retirar 7 de sus piezas del tablero.

--Conclusiones--

He presentado tres juegos de pura estrategia abstracta: sin tema, para dos jugadores, pocos materiales y, por supuesto, donde no tiene cabida el azar sino la capacidad de cada jugador para profundizar en los movimientos propios y del contrario si se quiere llegar a conseguir el objetivo. Pero, ¿hay algo que marque la diferencia con respecto a otros juegos de la misma categoría? Creo que sí: la originalidad y simplicidad de su “tablero-losetas” montable y desmontable (cosa que hace atrayente el juego ya de entrada) y la posibilidad de tener con pocos materiales muchos juegos distintos. En cuanto a esto último, el mismo autor anima a los propios jugadores para que creen sus propios juegos y los envíen a la página oficial de la editorial para ser testadas y poder ser incluidas junto con los tres básicos.

Otros de los aspectos positivos de estos tres juegos creados a partir del sistema de juego Karo es el enorme abanico de posibilidades tácticas garantizando, así, una alta rejugabilidad (que es algo que no todos los juegos abstractos cumplen).

El primero de los juegos que he presentado, Four Circles, explota totalmente el uso de los materiales con los movimientos de piezas y de losetas. Creo que puedo decir, con toda seguridad, que de los tres es mi favorito precisamente por este “doble movimiento”. Aunque dos buenos jugadores siempre calcularán (por eso es un juego de estrategia abstracta) qué movimientos pueden convenir al contrario, la posibilidad del “doble movimiento” hace que se pueda mostrar al contrario golpes de efecto que lleguen a descolocarle en el transcurso del juego, por lo que nunca se puede decir con seguridad que la partida está perdida del todo.

En los otros dos juegos se prefiere dejar de lado el movimiento de las losetas para explotar las dos caras de las piezas. Si en Four Circles es necesario estar atento a piezas y tablero en estos dos la intensidad de juego no decae por el hecho de tener un tablero estático. La atención de cada jugador ha de recaer en tener claras las restricciones de movimientos y de cambios de caras de las piezas, pues es probable que la derrota venga de un despiste al calcular mal los movimientos y cambios que uno pensaba hacer.

¿Qué más puedo decir? Poco más. Sin duda, merece la pena tener o probar este juego si te gustan los juegos abstractos (o incluso si no te gustan), pero también si quieres probar un juego bonito, diferente y original.

*Enlaces relacionados:

-Esta reseña se escribió para el nº7 de la revista Ludo.
-Todos los números de Ludo para descargar.
-Linja, otro juego de Steffen Mühlhäuser.

1 comentarios:

Chuso dijo...

Sólo decir que ayer jugué al Karo con las piezas del Carcassonne y funciona de maravilla: baldosas al revés y las fichas de pie o tumbadas según correspondiera.
Dos juegos por el precio de uno no se tiene todos los días. :-D