lunes, 9 de junio de 2008

Juegos del Mundo. El Juego de Tablas Astronómicas, un juego castellano medieval.


Alfonso X, el Sabio, hijo de Fernando III y Beatriz de Suabia heredaría, a los 30 años (en 1252) el trono de Castilla y León. De entre las obras destacables de Alfonso X encontramos dos obras históricas: la Estoria de España y la General estoria o historia del mundo; de entre los tratados legales, el más importante: las Siete Partidas; de entre las obras científicas astronómicas-astrológicas: las Tablas alfonsíes, los Libros de saber de astronomía o el Picatrix; composiciones religiosas: las Cantigas de Santa Maria; y, finalmente, tratados de naturaleza recreativa, la parte de su obra que nos interesa y de la que hablaremos un poco a continuación.

En 1283, Alfonso X el Sabio escribe el primer tratado sobre juegos de la literatura Europea: “Juegos diversos de axedrez, dados, y tablas con sus explicaciones, ordenados por mandado del Rey don Alonso el sabio”. El libro tiene 98 páginas, y 150 espléndidas ilustraciones, conservándose un ejemplar original en la biblioteca de El Escorial, y varias copias posteriores en otras bibliotecas.

Comienza el tratado en su prólogo:

“Por que toda manera de alegria quiso dios que ouiessen los omnes en si naturalmientre por que pudiessen soffrir las cueytas & los trabaios quandoles uiniessen; por end los omnes buscaron muchas maneras por que esta alegria pudiessen auer complidamientre.
Onde por esta razon fallaron & fizieron muchas maneras de iuegos & de trebeios con que se alegrassen.”

Se distingue entre los juegos físicos a caballo – escudo y lanza, tiro con ballesta o arco… - y los juego físicos a pie – esgrima, luchar, correr, saltar, lanzamiento, pelota…-. Finalmente están los juegos que se juegan sentado, el objetivo de este tratado:

“Los otros iuegos que se fazen seyendo; son assi como iogar açedrex. & tablas & dados. & otros trebeios de muchas maneras” (Los otros son los juegos que se practican sentado; que son por ejemplo jugar al ajedrez, a tabla (Backgammon), a dados y otros de fichas)

El prólogo concluye alabando la bondad de los juegos de sentarse, y cómo pueden ser practicados por todo tipo de personas, hombre y mujeres, enfermos y hasta presos, ya sea de noche o de día, en cualquier tiempo y lugar.

“E como quiere que todos estos iuegos son muy buenos cada unos en el tiempo & en el logar o conuienen; pero por que estos iuegos que se fazen seyendo son cutianos. & se fazen tan bien de noche como de dia; & por que las mugieres que non caualgan & estan encerradas an a usar desto; & otrossi los omnes que son uieios & flacos. o los que han sabor de auer sus plazeres apartadamientre por que non reciban en ellos enoio nin pesar; o los que son en poder ageno assi como en prision o en catiuerio o que uan sobre mar. E comunalmientre todos & aquellos que han fuerte tiempo; por que non pueden caualgar nin yr a caça ni a otra parte; & han por fuerça de fincar”

Específicamente, el texto del juego que vamos a tratar aquí se encuentra en el folio 97R, y la imagen del tablero está en 97V.

Las reglas originales que se encuentran en el manuscrito.



El “Juego de Tablas Astronómicas” es una variante a siete del Backgammon. Representa el movimiento de siete cuerpos celestiales sobre las estrellas. En el manuscrito, el texto se refiere al juego como “el tablero delas tablas... que se juega por astronomia”. Cada jugador representa un planeta y sus fichas están dibujadas acorde con el color de cada planeta: Saturno-negro, Júpiter-verde, Marte-rojo, Sol-amarillo, Venus-violeta, Mercurio-policromo, Luna-blanca.

El juego se juega con tres dados de siete caras. Estos dados tienen una cara pentagonal paralela que muestra el 6 y el 7 y, ortogonalmente a ellos, cinco caras oblongas numeradas del 1 al 5. En esta imagen, el jugador que representa a Mercurio (policromo) ha tirado los dados y se muestra que ha sacado un 1, un 5 y un 7. Cada jugador tiene siete fichas de su color apiladas sobre el eje central en su zona de salida en el lado izquierdo y estas fichas se mueven en el sentido de las agujas del reloj. Las fichas avanzan del mismo modo que se avanza en el Backgammon, pero el punto de comienzo de los otros jugadores se omite al contar cuando está ocupado por más de una ficha. Así, en la imagen, el jugador Mercurio puede ahora mover dos de sus fichas del segundo al sexto punto de la tabla y uno desde el segundo punto de la tabla de su adversario a su derecha.

Dados caseros.

Una vez reconstruídas las reglas del juego se puede decir que resulta ser una versión más rápida y ligera que otros juegos de tablas. Esta presunción es la que se ha tomado como ayuda para rellenar los huecos con los que los estudiosos se encuentran en la explicación de las reglas. Sin embargo, la diferencia con los otros juegos es que, en este caso, sacar fuera las fichas no es el el objetivo principal sino que la idea es capturar a las fichas de los oponentes sin dejar que sean capturadas las de uno mismo.

Para empezar, todos los jugadores deben colocar sus siete fichas en el eje de su parte del tablero en la parte de la izquierda. Después, se elige el primer jugador. Parece ser que el primer jugador se encuentra en una muy ligera desventaja pero no es algo que se considere demasiado grave para el juego.

Tablero casero.

Movimientos: Cada jugador, en su turno, tira los tres dados. El jugador utiliza estos tres dados como tres movimientos, perteneciendo cada uno a una ficha. El jugador puede utilizar los tres dados para mover una sola ficha dos o incluso tres veces (es decir, puede usar múltiples dados para una sola ficha), pero cada movimiento debe analizarse de manera individual y legal. Estas son las normas convencionales aplicadas a las tablas de juegos que no se aborda en la fuente del “juego de tablas astronómicas”. El sentido del movimiento en el juego es hacia la derecha, es decir, en el sentido de las agujas del reloj.

Dentro de las normas del movimiento también se debe tener en cuenta lo siguiente: En el transcurso del juego, no se debe contar el espacio que contenga fichas situadas en el eje inicial del otro jugador si todavía tiene apiladas más de una de sus fichas, es decir, al contar se omite ese espacio. (De todas maneras, la fuente original no parece ser demasiado clara en este punto. También habla de no contar el espacio en el que las fichas empiezan el movimiento al inicio del juego pero es posible que se refiera a que los dados son exclusivos y no inclusivos).

Capturas: Las reglas convencionales de las tablas dicen que, si un espacio tiene más de una de las fichas de un jugador en él, están a salvo de ser capturadas. Por tanto, ningún oponente puede terminar el movimiento en ese espacio.
Sin embargo, si sólo una de las fichas de un jugador está en el espacio, esta ficha es vulnerable de ser atrapado.

Fin del juego: El juego termina cuando sólo queda un jugador en el tablero. Esto no parece ser un rasgo negativo del juego ya que no son muchas las fichas que sobreviven el tiempo suficiente para hacer que el juego sea largo y/o aburrido.

Puntuación: El manuscrito original deja claro que se trata de un juego ligero de azar. Cada jugador tiene siete fichas en juego y, por lo tanto, puede formular siete apuestas, una para cada una de sus fichas. Esta apuesta es la misma para todas las fichas (por ejemplo, cada ficha vale un euro, un garbanzo o un meeple). Cuando un oponente toma una de tus fichas, se le paga al oponente la apuesta establecida.

Así lo dice el texto: [el juego]

que se iuega por Astronomia” según “la natura delos Escaques”, igualmente en una mesa de siete lados: “Et el iogar es desta guisa. que cadauno delos jogadores; tenga siete tantos. de qual precio se auinieren de morauedi; o de qual moneda quisieren. & si tomare tabla dell otro; no la ha de tornar. & deue tomar dell un tanto; por ella & por quantas tomare. & assi andan todos en derredor; fasta que finca todo el iuego en uno de los que iogaren. ca aquel finca por uencedor.”


*Enlaces relacionados:
-He extraído la introducción de esta entrada de la página Jugamos Todos, en la que se puede encontrar más información sobre el Libro de los Juegos, junto con imágenes y fragmentos transcritos.
-He extraído las imágenes de los dados y el tablero y he traducido el texto sobre las reglas del juego de la página de Justin du Coeur (Mark Waks).
-Manuscrito de El Libro de los Juegos.
-Obras de Alfonso X el Sabio en Dominio Público y en la Biblioteca Cervantes.
-Codex Facsímiles de las Cantigas de Santa María.

3 comentarios:

Ruminahui dijo...

Excelente artículo, Nikita. Me encanta cuando alguien se dedica a hacer un pequeño trabajo de "investigación" y recopilar, explicar y divulgar información sobre juegos como éste. Gracias

Nikita dijo...

Muchas gracias, me alegra que te haya gustado :)

Jugamos Tod@s dijo...

Muy buen artículo, en la línea de todo lo que leemos por aquí :o)

¡Nos jugamos!